Categorías

Alimentación infantil

18/12/2017· Nutrición y enfermedad

ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Una buena alimentación es una parte fundamental en el buen desarrollo de nuestros hijos. Forma parte del estilo de vida saludable que todos queremos para ellos. El enseñarles a comer alimentos adecuados les va a ayudar a crecer sanos y a tener unos hábitos saludables.

Los niños a partir de los 3 años ya pueden comer de todo, por lo que es muy importante enseñarles a comer los mismos alimentos que el resto de la familia, lo único que va a variar es la cantidad que se les ponga en el plato.

Medir las porciones de los alimentos que se consumen en casa y en la calle es un hábito básico para llevar a cabo una alimentación suficiente y un adecuado crecimiento. Al incluir todos los grupos de alimentos, aseguras una alimentación completa.

Nosotros como padres nos preocupa mucho que nuestros hijos coman adecuadamente, nuestra función es ofrecer alimentos con valor nutricional en un entorno sereno y con unos horarios establecidos. El trabajo del niño es decidir si tiene hambre o no y cuanta cantidad debe consumir de los alimentos que se le ofrecen.

A continuación te doy unos consejos para que tus hijos coman adecuadamente:

1.- Ofréceles una variedad de alimentos saludables: cuando el niño consume una gran variedad de alimentos, obtiene los nutrientes necesarios para crecer bien.  Estos alimentos tienen que ser verduras y frutas frescas, lácteos (yogurt, leche, quesos), carnes magras (sin grasa) como ternera, pollo, pescado, pavo, conejo, y pan y cereales (arroz, pasta, etc.)

2.- No esperes a que el niño limpie el plato: es muy importante el servir las porciones adecuadas para cada edad. No importa si el niño no come todo lo del plato, ya que están aprendiendo a conocer cuando se sienten llenos, además están conociendo sabores y texturas nuevas que no siempre les resultan agradables las primeras veces que las prueban, por eso es muy importante animar a los niños a probar cosas nuevas y que las prueben más de 3 veces.

3.- Ofrece alimentos en horarios establecidos e intenta comer con ellos: Hay que servir las comidas y las meriendas en horarios habituales.  Evitar ofrecerle al niño alimentos entre comidas, porque así a la hora de comer ya no va a tener hambre y no va a comer los alimentos saludables que le ofreces en la comida. También es muy importante que la hora de la comida sea un momento agradable, sin distracciones como puede ser la televisión.

4.- Evita los alimentos procesados y bebidas azucaradas: estos alimentos tienen alto contenido de azúcar la cual puede provocar caries y pesos corporales poco saludables, entre otras cosas.

5.- Las mejores bebidas son el agua y la leche.

6.- Porciones pequeñas para niños pequeños: los niños pequeños no comen las mismas cantidades que los adultos, por eso es importante servirles menor cantidad o utilizar platos mas pequeños, si el niño ve mucha comida en el plato ya no va a querer comerla, es mejor servir poca cantidad y que pida más si se queda con hambre, a que no coma nada.

Existe un método sencillo para saber las cantidades de cada grupo de alimentos que hay que comer para tener una alimentación saludable y adecuada: “Método del plato saludable”.  Siguiendo las cantidades que se indican de cada grupo, podrás elaborar fácilmente un plato equilibrado.

La mitad del plato debe contener verduras y/o hortalizas crudas o cocidas, y la otra mitad estaría formada a partes iguales por farináceos (cereales, arroz, pan, pasta, patatas…), y por un alimento proteico (legumbres, carne, pescado, huevo, ave, queso).   Acompañar con agua de bebida, y una pieza de fruta o un yogurt natural sería una comida o cena perfecta.

Además de hacer dos tentempiés (media mañana y una merienda), a base de una pieza de fruta, un lácteo, un cereal y algo de proteína, para complementar la alimentación, lograremos que nuestros hijos tengan una buena alimentación y crezcan sanos.

 Estos son unos consejos para ayudaros a que vuestros hijos tengan una buena alimentación, y aprendan a tener buenos hábitos dietéticos, pero no solo con la alimentación es suficiente para tener una buena salud, es muy importante la higiene, que los niños se laven las manos antes de comer, después de ir al baño, después de jugar fuera, esto es para evitar enfermedades gastrointestinales, y que se laven los dientes después de cada comida, para así evitar las caries y problemas dentales. Y otra parte fundamental es la actividad física, que los niños hagan algo de deporte, jueguen al aire libre si el clima lo permite, o en casa que jueguen con la imaginación, que no estén sentados toda la tarde frente a la tele, o con la Tablet, el ordenador o la consola, así se puede evitar la obesidad en los niños, evitando también que más adelante tengan problemas de salud.

 Lo que todos los padres queremos para nuestros hijos es que estén sanos y que mejor manera de hacerlo que inculcando buenos hábitos.

 

 

Calle Gaiteira No. 48, bajo. La Coruña

Teléfono: 683 196 116

nutluciarivas@gmail.com